ADVERTENCIA

ADVERTENCIA: Los artículos referidos a interpretación bíblica, son descriptos desde la perspectiva cristiana, no es intención ofender a personas con creencias diferentes, por lo tanto se requiere la discreción del lector.WARNING:articles regarding biblical interpretation are written from a christian perspective, with no offence intended toward people with different beliefs, so viewer discretion is advised.


Saturday, March 26, 2016

que nos enseña La pasión y la resurrección de Cristo

que enseña La pasión y la resurrección de Cristo


Un punto importante es el porque los Romanos y los Fariseos tuvieron potestad de juzgar y crucificar a Jesús.
Alguien podría pensar, ¿porqué si Dios iba a resucitar a Jesús, no evito que muera?, más allá de la obviedad que desde el principio estaba profetizado que así iba a ser, y que seguro Jesús se sacrificó por los pecados, hay una razón lógica que marca porqué se llegó a ese sacrificio.
Entonces una de las enseñanzas es un ejemplo primordial de como funcionan los poderes en el mundo y la relación de Dios con los hombres, y de cómo Jesús fue el único que cumplió la ley de Dios.
Básicamente los fariseos y los romanos tenían una poder terrenal y espiritual sobre los israelitas, y particularmente por el lado de los Fariseos, ellos debían haber gobernado siguiendo las leyes de Dios, pero no fue así. Por el lado de los romanos, ellos tenían la potestad que los mismos Israelitas les habían dado, al decir “solo tenemos un rey que es el Cesar”. Por lo tanto ellos habían elegido someterse a esas potestades, en lugar de buscar el Reino de Dios. Por estas razones vemos que su juicio sobre Jesús fue completamente injusto. Con respecto a Jesús, hay algunos puntos muy claros y directos que demuestran hasta que punto siempre siguió la voluntad de Dios. Incluso respetando la autoridad de los fariseos que Dios le había dado, aun sabiendo que ellos eran injustos, porque Jesús esperaba el momento que se hiciera la justicia de Dios, y se cumplieran las profecías.

Joh 6:14  Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo.
Joh 6:15  Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo.

Jesús no solo no quiso que lo hicieran Rey porque no era la manera que debían cumplirse las profecías, si no por respetar sus votos de Nazareno y respetar la ley de Dios, por eso nunca hubiera permitido que lo hicieran rey, si no fuera por la autoridad de Dios que así lo dispusiera.

Cuando Pedro quiso evitar que lleven preso a Jesús, Jesús le contestó:
Mat 26:52  Entonces Jesús le dijo:  Vuelve tu espada a su lugar;  porque todos los que tomen espada,  a espada perecerán.
Mat 26:53  ¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre,  y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?
Mat 26:54  ¿Pero cómo entonces se cumplirían las Escrituras,  de que es necesario que así se haga?

Si Jesús lo hubiera hecho, no hubiera cumplido la palabra de Dios.

 Joh 18:35  Pilato le respondió:  ¿Soy yo acaso judío?  Tu nación,  y los principales sacerdotes,  te han entregado a mí.  ¿Qué has hecho?
Joh 18:36  Respondió Jesús:  Mi reino no es de este mundo;  si mi reino fuera de este mundo,  mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos;  pero mi reino no es de aquí.

Viendo el párrafo anterior podemos entender aun mas acabadamente la autoridad terrenal que tenían los que lo juzgaban, y que el respetaba ese poder.
 y al leer como continua algo mas queda claro:

Joh 18:37  Le dijo entonces Pilato:  ¿Luego,  eres tú rey?  Respondió Jesús:  Tú dices que yo soy rey.  Yo para esto he nacido,  y para esto he venido al mundo,  para dar testimonio a la verdad.  Todo aquel que es de la verdad,  oye mi voz.
Joh 18:38  Le dijo Pilato:  ¿Qué es la verdad?  Y cuando hubo dicho esto,  salió otra vez a los judíos,  y les dijo:  Yo no hallo en él ningún delito.

Los hombres juzgan, pero Dios juzga el juicio de los hombres. Por eso Jesús dijo:
Mat 7:1  NO juzguéis; porque también no seais juzgados.
Mat 7:2  Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la medida que medís, con ella os volverán a medír.

El testimonio de Jesús hablando específicamente de esos sucesos, era demostrar la verdad, y las verdades principales que nos enseña son:

La verdad de la palabra de Dios, la verdad del juicio de Dios porque Jesús fue el único en cumplir la ley de Dios.
La verdad de que Jesús es el hijo de Dios y el rey de Israel, pero ungido por Dios no por los hombres. La verdad de que él la esperanza de la redención, que en él está la esperanza por la justicia de Dios, y la esperanza en el Reino de los cielos simplemente por creer en la verdad del juicio de Dios que lo resucitó de los muertos.
Porque no importa el juicio de los que tienen potestad en la tierra, el juicio de Dios siempre está por encima y a su tiempo juzgará al mundo.
En la resurrección de Cristo Dios manifiesta su poder glorificando a su hijo, y solo entendiendo la pasión de Cristo y la forma en la que fue glorificado puede tener sentido la profecía de David cuando dijo:
Jehová dijo a mi Señor:
 Siéntate a mi diestra,
 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.
Porque Jesús vino de la resurrección a tomar su lugar en el Reino de los cielos.

Joh 14:3  Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.
Joh 14:4  Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.
Joh 14:5  Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?
Joh 14:6  Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Y una vez más esto también esta profetizado en el salmo 18:

Psa 18:18  Asaltáronme en el día de mi quebranto: mas el SEÑOR fué mi apoyo.
Psa 18:19  Y sacóme a anchura: libróme, porque se agradó de mí.
Psa 18:20  Hame pagado el SEÑOR conforme a mi justicia: conforme a la limpieza de mis manos me ha vuelto.
Psa 18:21  Porque yo he guardado los caminos del SEÑOR, y no me aparté impíamente de mi Dios.
Psa 18:22  Pues todos sus juicios estuvieron delante de mí, y no eché de mí sus estatutos.
Psa 18:23  Y fuí integro para con él, y cauteléme de mi maldad.
Psa 18:24  Pagóme pues el SEÑOR conforme a mi justicia; conforme a la limpieza de mis manos delante de sus ojos.
Psa 18:25  Con el misericordioso te mostrarás misericordioso, y recto para con el hombre íntegro.
Psa 18:26  Limpio te mostrarás para con el limpio, y severo serás para con el perverso.
Psa 18:27  Y tú salvarás al pueblo humilde, y humillarás los ojos altivos.
Psa 18:28  Tú pues alumbrarás mi lámpara: el SEÑOR mi Dios alumbrará mis tinieblas.
Psa 18:29  Porque contigo desharé ejércitos; y con mi Dios asaltaré muros.
Psa 18:30  Dios, perfecto su camino: es acendrada la palabra del SEÑOR:
escudo es a todos los que en él confían.



No comments: